Sistemas de Detección y Extinción de Incendios

Diversos sistemas de detección de incendios, como detectores de humo, temperatura, llama, gases. Y sistemas de extinción de agua, dióxido de carbono, espuma y aerosoles.

Las normas de construcción de la mayoría los países del globo consideran la combustibilidad de los materiales con los cuales son construidas las edificaciones, es decir su capacidad para arder en las llamas durante un incendio. También se tiene en cuenta la duración de la resistencia al fuego, los recorridos de emergencia para ocasiones de siniestros, y particularmente los sistemas de detección y extinción de incendios, los cuales pueden actuar en forma individual o conjunta.

Las medidas de funcionamiento de los sistemas contra incendios se pueden clasificar en activas y pasivas. Las primeras hacen referencia a los sistemas que se ponen en funcionamiento una vez se a detectado un incendio, o un principio del mismo, para evitar daños mayores y preservar la seguridad de las personas, animales y bienes materiales que se encuentren en el lugar. Entre estos medios activos se encuentran los rociadores o sprinklers de agua o CO2 (dióxido de carbono) y la variada gama de detectores. Entre los segundos sistemas, los sistemas pasivos, medidas adoptadas para la prevención de siniestros entre lo que se encuentran medidas de prevención, cartearía, puertas y ventanas anti-flama, utilización de elementos no combustibles, etc. Especialmente en este artículo tratamos los diversos sistemas del primer tipo, es decir sistemas activos.

Detectores de Calor

Es en definitiva un termostato, que abre un circuito en función de las temperaturas registradas. Existen de varios mecanismos de operación, pero definitivamente se distingues dos: de temperatura fija, los cuales se activan cuando la temperatura ambiental sube a niveles superiores a los preestablecidos por el dispositivo, activando un sistema de alarmas o un sistema extintor. Otro tipos son los de Rata de incremento que se activan cuando la temperatura se eleva en forma considerable en el ambiente muy aceleradamente.

Detectores de Humo
Los dispositivos de detección de humos se encuentran en una gran variedad, dependiendo del uso que se le dé y la tecnología que se aplica. Básicamente son dispositivos que ante la detección de humos producidos por la combustión, activan un sistema de extinción o alarma. Entro ellos encontramos los detectores iónicos, fotoeléctricos, láser, térmicos y de triple tecnología. Estos detectores pueden pertenecer a una red de detección de incendios de todo un piso de un edificio, en conductos de ventilación y individualmente en habitaciones, este último es el caso de los que funcionan con baterías y que solo activan un pequeña alarma al detectar humo en la estancia en la que se encuentran (detectores de humo residenciales).




Barreras Infrarrojas Detectaras de Humo

Cumple la misma función que los convencionales detectores de humos, pero en grandes superficies. Están compuestos por un emisor del haz de luz infrarroja, y un receptor. Al haber presencia de humo en el aire el haz de luz disminuye, lo que es detectado por el receptor, encargado de activar la alarma. Es apropiado para galpones, hangares, depósitos y locales de grandes dimensiones.

Detectores de Gases
Los sistemas de detección de gases perciben concentraciones de gases combustibles o inflamables en el aire, como gas butano o propano, emitiendo señales aún cuando la mezcla de gases esta lejos de ser peligrosa.

Detectores de Llamas
Estos sistemas son activados al detectar las radiaciones que emiten las llamas. Estos sistemas Detección de incendios son adecuados en áreas de líquidos y gases inflamables de combustión pura como petróleo, solventes polares, kerosén y butano , donde existe un crecimiento rápido de fuego intenso.

Estación Manual
Este mecanismo es un sistema de aviso de incendio manual, accionado por una persona ante la detección de un incendio. Este activa un sistemas de alarmas para el desalojo de los ocupantes de un edificio. Cuando el interruptor o palanca es accionado no puede volver a su posición original de apagado sino por una llave, esto permite que el sistema no pueda ser desactivado intencional o accidentalmente.

Sistemas de Extinción
Los métodos de extinción de incendios varían de acuerdo al sistema y el elemento encargado de sofocar las llamas. Encontramos entonces de diversos tipos, cada cual se adecua al tipo de vivienda o edificio en el cual son utilizados.

Extintores o Matafuegos Manuales
Uno de los mas comunes y de uso manual son los extintores o matafuegos, que pueden ser manipulados fácilmente dirigiendo el elemento interno hacia la base de las llamas. El elemento es arrojado hacia el exterior por la presión interna del tubo. Los mismos tienen eficacia para lograr el control de un fuego en los primeros momentos de producido. Los extintores deben ser colocados en lugares accesibles, libres de toda clase de obstáculos. El polvo químico seco, el dióxido de carbono y el agua son los elementos utilizados por estos aparatos.

Rociadores de Agua
El agua produce el triple efecto de extinguir las llamas, enfriarlas las superficies para evitar su combustión, y llenar el lugar de vapor de agua el cual evita la entrada de oxigeno esencial para la combustión. Por esto se utilizan sistemas de rociadores de agua que arrojan este elemento en forma de lluvia muy fina por aparatos llamados sprinklers.

Sistemas de Conducción de Agua
Tuberías transportadoras de agua para los rociadores o mangueras extintoras. Sirven como fuente de alimentación de estas, desde los tanques o bombas.

Rociadores de Espuma
Los aparatos rociadores de espuma almacenan una solución compuesta por agua y un agente espumante. Estos equipos tienen una zona generadora de espuma que al pasar la solución anteriormente nombrada producen la espuma propiamente dicha. La función de esta es enfriar las superficies, impedir el ingreso de oxigeno sobre estos materiales, y encerrar los gases inflamables. El uso de este método de extinción es común en zonas de manipulación de sustancias inflamables como almacenamientos de tanques de combustibles o pinturas.

Extintores en Aerosol
El aerosol está compuesto de elementos químicos que neutralizan los gases combustibles, y agentes refrigerantes encargados de absorber el calor producido por las llamas, y de esta forma sofocar el incendio. Este sistema tiene ventajas a los anteriores por los que puede ser utilizado es salas con aparatos electrónicos como computadoras u ordenadores, teléfonos o electrodomésticos ya que no daña los componentes internos, contrariamente a los rociadores de agua, o de polvo.