Revocar una pared exterior

En algún momento, un tiempo atrás, hemos hablado y desarrollado los pasos a seguir para realizar el revoque de una pared interior. Hoy conoceremos, sobre todo, los pasos y mezclas, pero para realizar el revoque de una pared exterior.

Revocado exterior

Revocado exterior

A la hora de sumergirnos en el mundo de la construcción, hay un trabajo que no podemos dejar de saber hacer, ya que será la base de cualquier obra que deseemos realizar nosotros mismos. Hablamos de saber revocar una pared.

En algún momento, hace un tiempo atrás, hemos hablado y desarrollado los pasos a seguir para realizar el revoque de una pared interior. Hoy conoceremos, sobre todo, los pasos y mezclas, pero para realizar el revoque de una pared exterior.

Si bien algunas técnicas y formas pueden no cambiar demasiado, si es necesario conocer los pasos y cantidades de materiales necesarios para un óptimo resultado.


Lo primero a tener en cuenta es que al tratarse de una superficie exterior, es conveniente realizar un revoque de tres capaz. La primera de ellas el azotado, necesaria para impermeabilizar; la segunda denominada revoque grueso; y para finalizar, el revoque fino.

En relación al primero de los pasos, el azotado se realizará respetando la siguiente mezcla y cantidad de materiales: una parte de cemento, tres de arena fina y una de hidrófugo. Debemos mezclarlo muy bien y luego agregarle agua hasta que se convierta en una mezcla semidura.

Una vez realizada, la aplicación se llevará a cabo con una cuchara de albañil, haciéndolo con mucho cuidado, procurando que nos quede totalmente parejo, pero, sobre todo, sin poros. El espesor tendrá que ser de aproximadamente un centímetro.

El segundo de los pasos, el revoque grueso, lo aplicaremos una vez que el azotado este completamente seco, lo que nos puede demorar alrededor de 2 días.

La mescla para realizar el revoque gruesos será la siguiente: una parte de cemento, tres de cal y siete de arena fina. Luego, al igual que con el azotado, le iremos agregando agua hasta que nos quede semidura.

Luego, la aplicaremos también con una cuchara de albañil, aunque, en este caso, será necesario un espesor de 2 centímetros.

Antes de realizar la tercera y última capa, la del revoque fino, será necesario dejar secar bien el grueso. Una vez totalmente seco, comenzaremos con la aplicación de la última capa, cuya mezcla se realizará de la siguiente forma: una parte de cal (de muy buena calidad), un octavo de cemento y dos de arena fina muy bien tamizada. Luego le iremos agregando agua, pero a diferencia de las otras dos capas, lo haremos hasta que la mezcla quede blanda.

Para este paso final, el del acabado, el espesor de la capa debe ser de medio centímetro. .