Fachadas Minimalistas

Cuando hablamos de fachadas minimalistas nos hacemos referencia a composiciones caracterizadas por la utilización de planos, rectangulos, lineas rectas y cubos

Fachada minimalista

Fachada minimalista

El estilo minimalista es un tipo de decoración muy tradicional, cuya intención es preservar el espacio. Para ello, la atención está puesta sobre las estructuras y las formas, las paredes, los suelos, las superficies y la luz.
 
Los espacios en orden, la correcta colocación, también son elementos importantes de este estilo, que utiliza colores beige, blanco y gris degradado, y que usa sus muebles en base a su función y utilidad.

Asi como los espacios, muebles y colores forman parte de una casa con estilo minimalista, este genero también cuenta con fachadas que se destacan y sacan a la luz un tipo de decoración tan habitual en estos tiempos.


Cuando hablamos de fachadas minimalistas nos hacemos referencia a composiciones caracterizadas por la utilización de planos, rectangulos, líneas rectas y cubos. Tal cual podemos observar en la imagen ilustrativa.

Esta forma también se ve caracterizada por la auscencia total de curvas, aunque sí la presencia de  lineas simples, reflejos y transparencias, iluminación y sombras en correcta utilización.

Al igual que funciona en el interior de una casa minimalista, en el exterior la superficie es básica, es decir, colores blancos, grandes vidriados y, como máximo, algún plano protector de sol y lluvia.

En el caso de los vidriados o ventanas, estos suelen ser cuadradas o rectangulares, colocadas horizontal o verticalmente, incluso, en muchas oportunidades, se colocan juntas, para crear un sólo conjunto.

Los grandes ventanales son un recurso muy utilizado por los arquitectos. El vidrio suele utilizarse tonalizado en verde o azul.

También es posible que encontremos jardines delanteros en este tipo de casas. En dicho sentido se utilizan gramineas y plantas autoctonas, junto a lirios y plantas lanceoladas.

Por otra parte, como deciamos anteriormente, la iluminación es otro de los aspectos fundamentales en dicho estilo. Para ello se utilizan spots de piso y techo, con el objetivo de resaltar los jardines, muros, columnas y volados.

La idea entre las casas y los jardines es la de buscar integración entre ambos, para que arboles y plantas tengan un papel importante como elementos arquitectónicos.

En las fachadas minimalistas, estilo que se hace famoso a partir de los años 90, el vidrio, la piedra, los revoques rusticos, y maderas, todos materiales naturales, se encuentran combinados en composiciones de líneas rectas y racionales, generalmente constrastados los unos con los otros.