El misterio de la flor

Si quieres decorar tu mesa de forma excepcional, ahora puedes plantar una bonita flor entre la madera y conseguir que brote naturalmente el tallo con un resultado original. ¡Descubre cómo!

Mesita comedor

Vamos a hacer un esfuerzo de imaginación. Lo que observáis en la imagen nos servirá de punto de apoyo, porque en realidad no os voy a hablar de nada en particular que observéis en la fotografía. Ahora, que cada cual piense en alguna mesa de madera que tenga por casa y, acto seguido, imaginad que el tallo de una linda flor empieza a brotar mágicamente entre las virutas de la madera, justo en el centro de la mesa, y que al final del tallo nace nuestra rosa favorita, nuestra amapola, nuestro girasol… una flor desértica en mitad de la mesa, a todas luces imposible de concebir porque la flor, cabe decirlo, no es artificial. Es una bonita planta natural nacida en mitad de nuestra mesa. Y ahora, como toda buena magia, conozcamos su buen truco, porque como era de esperar esto es posible hacerlo realidad.

La idea la encontramos en el blog de IkeaHackers, donde observaremos gráficamente lo que acabamos de imaginar. Podemos adornar nuestras mesas de manera misteriosa y original, colocando en el centro de ellas, en una esquina, o donde lo prefiramos, una bonita flor natural que le dará un toque elegante y bonito a nuestra decoración. Todo ello es posible al sistema oculto que existe bajo la mesa. Más que un sistema se trata de algo realmente sencillo: un simple bote de cristal, relleno de agua, que está unido por la parte inferior de la superficie de la mesa, convirtiéndose así en el macetero de la flor.

Será necesario, eso sí, hacerle un pequeño orificio a la mesa justo por donde queramos que pase el tallo y nazca la flor. Al ser en principio una única flor, lo ideal es colocarla en el centro, pero si queremos añadirle nuestro granito de arena, a partir de esta idea podemos encontrar múltiples derivados de decoración, por ejemplo colocando tres flores en línea a lo largo de la mesa, todas idénticas para un resultado elegante y armonioso, o bien de diferente especie para un toque más alegre y dinámico. Sea como sea, ya conocemos el truco: tendremos que colocar un botecito de agua bajo la mesa y crear un pequeño agujero en la mesa para colocar el tallo.

Solo nosotros conoceremos la verdad del misterio de la flor y, a simple vista, más de uno quedará maravillado por esta gratificante idea. ¿Qué dices? ¿Te animas?

Foto: Gripitoy