Cómo hacer una pared rústica

El estilo rústico es uno de los estilos que muchas personas elijen para decorar sus casas, una parte de ella o algún local comercial. En este estilo, las paredes son un aspecto importante y en ella nos centraremos en esta oportunidad. Os vamos a dar una forma simple, sencilla y económica para que puedan adaptar las paredes de cualquier ambiente que deseen a paredes rústicas.

Simular una pared rústica

El estilo rústico es uno de los estilos que muchas personas elijen para decorar sus casas o una parte de ella, que generalmente suele ser el quincho o una dependencia donde se suele compartir cosas en familia o con varias personas. Aunque también puede ser para decorar algún negocio o local comercial.

En este estilo que es muy acogedor, lo natural manda. La madera es uno de los elementos que no deben faltar y los colores de ella están presentes en muchas cosas. Es imprescindible que haya toques de vetas en las paredes, imperfecciones y objetos que acompañen esta rusticidad.

En este sentido, las paredes son un aspecto importante para crear un estilo rústico y en ella nos centraremos en esta oportunidad. Os vamos a dar una forma simple, sencilla y económica para que puedan adaptar las paredes de cualquier ambiente que deseen a paredes rústicas. Y luego ustedes terminarán de ambientar el lugar con algunos objetos rústicos, dejando su marca personal en el ambiente.


Antes de comenzar a pintar las paredes de forma rústica, se deben preparar. Para esto se deben limpiar bien, dejar secar y sacar todos los objetos y muebles que haya en el lugar para que no obstruyan en el momento de la pintura ni se dañen con la misma.

Preparado el lugar, podremos comenzar con nuestras paredes rústicas. Lo primero que se debe realizar es coger unas hojas de periódico y arrugarlas. Luego, estas mismas hojas arrugadas, se deben sumergir en cola (la que se utiliza para pegar el papel pintado), pegarlas en la pared y dejar que se sequen allí.

Una vez las hojas arrugadas estén secas en la pared, se podrá comenzar a pintar sobre las paredes. Los colores que pueden emplear para pintar estas paredes son los terracotas, marrones y aquellos que se asemejen al color madera.

Para comenzar, recomendamos una primera mano y dejar secar. Ya en la segunda mano, os sugerimos realizar algunos efectos en la pared, como pueden ser las vetas. Esto dará un excelente terminado y unas paredes hermosas, acogedoras y rústicas.

Como pueden ver, una forma muy simple de hacer un ambiente rústico con énfasis en las paredes. Y no solo que es simple, también requiere poco dinero, razón para que nadie tenga excusas de no hacerlo.

Cuando ya se hayan secado estas paredes rústicas, recuerden complementar el ambiente con objetos de dicho estilo (muebles de madera; sillas, mesas, baúles,  bancos; floreros con flores secas o plantas naturales como palmeras),  y una linda iluminación.