Cómo hacer un revestimiento con placas de yeso

Muchas veces nuestros muros no están en condiciones de ser completamente reparados, o bien las superficies no son las más adecuadas para nuestro proyecto. Por eso, tenemos la opción de recurrir a revestimientos construidos con placas de yeso. En este post intentaremos brindar una serie de pasos, para una correcta colocación de los materiales.

Cómo hacer un revestimiento con placas de yeso

Cómo hacer un revestimiento con placas de yeso

Muchas veces nuestros muros no están en condiciones de ser completamente reparados, o bien las superficies no son las más adecuadas para nuestro proyecto. Por eso, tenemos la opción de recurrir a revestimientos construidos con placas de yeso. En este post intentaremos brindar una serie de pasos, para una correcta colocación de los materiales.

En primer lugar, vamos a necesitar comprar perfiles omega de 24 mm y placas de 12,5 cm de espesor. Además, masilla para rellenar las juntas, cinta para recubrirlas y tarugos y tornillos para fijar la estructura al muro y las placas a los perfiles.

Una vez que tenemos todo para empezar, lo primero que tenemos que hacer es cortar los tirantes a la altura de nuestra pared o bien encimar uno con otro para cubrir toda la altura. Luego también tenemos que verificar si la pared está “a plomo”. De ser necesario, deberemos rellenar con material o con suplementos para que la estructura esté completamente vertical.


Los perfiles deben colocarse en los bordes de nuestro muro y a 40 cm de distancia uno de otro. Cuando esté todo fijo estamos en condiciones de comenzar a colocar las placas. Es prudente dejar 1,5 cm entre el piso y la placa para evitar que lo alcance la humedad o productos de limpieza. Esta distancia se logra fácilmente colocando un trozo de la placa de yeso en el piso, en el que apoyaremos la de mayor tamaño. Y luego con la colocación del zócalo la diferencia no se notará.

Detalles constructivos

Detalles constructivos

Recordemos que la colocación de cada placa debe ser de forma horizontal y además debe generar una trabazón para que la estructura se fije aún más. Para fijar las placas debemos utilizar los tornillos y colocarlos cada 30 cm en los perfiles del cuerpo de la placa, y cada 15 cm en los bordes.

Cuando coloquemos todas las placas, estamos listos para colocar la masilla en las juntas y concluir con el tapado usando la cinta que emparejará la superficie entre placa y placa. Ya estamos listos para lijar las juntas, y proceder con una fina capa de enlucido plástico que recubra el muro y nos permita tener una superficie menos porosa, más lisa y que refleje mejor la luz.

Por último, debemos pasar líquido fijador, dejamos absorber unas horas y terminamos pintando con el color que deseamos. También podemos empapelar, o adicionar guardas o detalles en madera.