Cómo colocar azulejos

Para hablar de los azulejos como alternativa de decoración tenemos que remontarnos a muchísimos años atrás, décadas, siglos. Quizás, una breve reseña histórica y el saber que su colocación es muy sencilla, podrán ayudarte a tomar la decisión de colocarlos en alguna de tus habitaciones. A continuación, aprende a cómo colocar azulejos en tu casa.

 

Cómo colocar azulejos

Cómo colocar azulejos

Para hablar de los azulejos como alternativa de decoración tenemos que remontarnos a muchísimos años atrás, décadas, siglos incluso. España ha tenido mucha influencia en el nacimiento y evolución de las baldosas cerámicas, adaptando las aportaciones de la cultura musulmana desde el siglo XI.

Durante la Edad Media, la Península Ibérica se convirtió en el lugar de encuentro donde se llevó a cabo la manufactura tan diversa, como también  la rica tradición cerámica tardorromana y visigótica, el bagaje tecnológico y el repertorio decorativo de tradición egipcio-mesopotámica, junto a los aportes estéticos. Si la pequeña reseña histórica de los azulejos te atrajo, quizás saber que su colocación no es tan difícil como pensamos te ayude a terminar de decidir la colocación de ellos en alguna de tus habitaciones. A continuación una guía sencilla de cómo hacerlo:

Cortado 

Lo primero que debemos hacer es un trazo por donde se va a cortar. Luego Rayaremos el esmalte con la punta de diamante de solar o un corta vidrios de cristalero. Colocaremos el azulejo de forma que el trazo coincida con la punta del diamante, presionando a cada lado. El azulejo cederá siguiendo el trazo rayado.


Alineación y Pegado

Colocación y alineación de azulejos

Colocación y alineación de azulejos

La colocación de los azulejos es por encolado. Existen pegamentos especiales para esta tarea, pero también podemos utilizar cemento cola en polvo de los que se mezclan con agua.
Lo primero que debemos hacer es alinear los azulejos. Para una correcta colocación, trazaremos un eje vertical sobre la superficie a alicatar y un eje horizontal en la parte inferior de la pared pero dejaremos espacio suficiente, correspondiente al tamaño de un azulejo. Luego tendremos que aplicar una capa regular de la cola sobre la pared, con una espátula dentada. Encolaremos una superficie de aproximadamente 60 x 60cm, donde colocaremos, de uno en uno, los azulejos en los cuatro ángulos que hemos formado con las líneas trazadas. Lo haremos colocándolo suavemente por deslizamiento en su posición correcta para que mantenga una perfecta alineación con el resto. Así repetiremos con cada uno de los azulejos, tomando como referencia los ya colocadas. Para que la alineación sea más exacta, será necesario utilizar regla o plomada.

 Juntas

Para esto tendremos que comprar cemento de mezcla blanco en polvo. Siguiendo las indicaciones que figuren en el producto, lo mezclaremos con agua dejándolo bastante liquido. Extenderemos el producto con una paleta, logrando que se extienda de forma uniforme, penetrando bien en las juntas de los azulejos. Para finalizar espoleáremos cemento blanco por las juntas para que se endurezcan. Retiraremos el sobrante con una esponja humedecida y dejaremos secar parcialmente. Esparciremos sobre el suelo virutas de madera fina y frotaremos.