Colocar bisagras correctamente

Estos elementos bien colocados permiten que las puertas tengan un mejor funcionamiento, mejorar su función como aislante de espacios, permitir la climatización e los ambientes, conservar temperaturas en distintos sectores del hogar, incluso, un factor muy importante, aumentan la seguridad del mismo.

Colocar bisagras correctamente

Instalar de forma correcta las bisagras en las puertas es fundamental desde muchos puntos de vista.

Estos elementos bien colocados permiten que las puertas tengan un mejor funcionamiento, mejorar su función como aislante de espacios, permitir la climatización de los ambientes, conservar temperaturas en distintos sectores del hogar, incluso, un factor muy importante, aumentar la seguridad del mismo.

Es por estas y otras razones que debemos colocar de forma correcta las bisagras en las puertas, ya que además, hacerlo de esa forma nos evitará la necesidad de una mantención constante, tan solo limpieza y aceitado.


Como imaginarán, el primer paso es el de marcar la zona en donde colocaremos la bisagra, razón por la que deberemos rebajar la madera.

Para ello usaremos la bisagra como guía para marcar el contorno y la profundidad del corte. Una vez realizado efectuaremos el corte del perímetro sosteniendo un formón de forma vertical, con el lado biselado hacia el interior del rebaje. Luego, de manera suave y paciente, golpearemos con el martillo hasta lograr la profundad marcada.

La siguiente tarea que debemos hacer es la de realizar una serie de cortes paralelos en la superficie a rebajar, utilizando el formón a 45° de la superficie y el bisel hacia abajo. Esto nos servirá para posteriormente sacar los sobrantes de la madera, con el bisel del formón hacia abajo.

Con el rebaje realizado, el siguiente paso será el de afinar la superficie en donde colocaremos las bisagras. Para ello continuaremos utilizando el formón, ubicándolo de forma plana y con el bisel hacia arriba. Luego iremos presionando con la mano para ir afinando la superficie y controlando la profundidad justa, para lo que debemos ir probando la bisagra.

Una vez que el rebaje tenga la profundidad justa y la superficie lisa será el momento de colocar la bisagra. Para ello la colocaremos en su posición y con un clavo marcaremos los agujeros como guía. Posteriormente tendremos que taladrar los orificios con una broca cuyo tamaño sea de la mitad del diámetro del cuerpo de los tornillos. Una vez realizado colocaremos los tornillos y apretaremos.

Por último, para evitar que las bisagras se suelten y las puertas dejen de cerrar y abrir correctamente es muy importante que la profundidad del rebaje sea la indicada. En caso de que notemos que la bisagra queda muy profunda será necesario que agreguemos un suple y volvamos a calcular.