Arreglar sillas de madera

El paso del tiempo suele hacer de las suyas en los muebles de madera, sobre todo en las sillas. Algunos de los problemas más comunes en estas últimas son las uniones sueltas y los barnices estropeados. Afortunadamente existen formas de solucionarlos fácilmente, siguiendo los pasos que desarrollamos en este pos.

La madera es uno de los materiales más utilizados para el mobiliario, pero al mismo tiempo uno de los que con el correr de los años más suelen estropearse. Sobre todo las sillas, que suelen ser las primeras en sufrir el paso del tiempo.

Arreglar sillas de madera

Afortunadamente existen algunas pequeñas formas de volver a reforzar las sillas de madera para que sigan resistiendo por un buen tiempo más. Veamos…

Uno de los principales problemas es cuando las uniones bailan, es decir cuando las uniones entre las patas y los travesaños terminan perdiendo el adhesivo y se aflojan. Este es un inconveniente que debemos solucionar con rapidez ya que resulta muy peligroso teniendo en cuenta que si nos sentamos encima las juntas pueden abrirse y provocar una caída.

Para solucionarlo lo primero que debemos hacer es desmontar la silla, quitando el asiento. Luego, con un mazo de goma tendremos que golpear con cuidado las patas hasta lograr sacar las espigas de las cajas. Una vez realizado, el siguiente paso será el de eliminar el adhesivo antiguo con un cuter (luego hay que lijar) y aplicarle cola blanca a la caja y a la espiga. Mientras la cola se seca podemos sujetar la silla con un sargento de cinta, que ajustará todas las uniones a la vez y además lo hará en escuadra.

Otro problema común son los barnices estropeados, generalmente presentes en las partes de las patas. Para solucionar este inconveniente lo primero es una buena limpieza, la cual realizaremos con una mezcla de esencia de trementina y aceite de vaselina al 50%. En este caso hay que tener en cuenta que si la silla está barnizada a muñequilla, entonces podremos reavivar su brillo salpicándola con unas gotas de aceite de vaselina extendido con una muñequilla de algodón envuelta en tela de camiseta, ligeramente humedecida en alcohol de 96º.

A pesar de que los barnices de fábrica se recuperan con una simple limpieza, también pueden ser encerados muy ligeramente. En este último caso lo mejor es aplicar con un paño o una brocha la cera, y luego sacarle brillo con un cepillo para zapatos envuelto en una media.

Si bien los muebles de madera suelen estropearse con el correr del tiempo, esto es algo que podemos evitar si le realizamos un buen mantenimiento. De todos modos, nunca es tarde, en caso de que el tiempo haya hecho de las suyas en alguno de nuestros muebles de madera, siempre tendremos tiempo para restaurarlo paso a paso.

Fuente: Decoestilo
Foto: sillas de madera por Mr. Carpinteiro en Flickr