¿Cómo soldar tubos de cobre?

Las tuberías de cobre como conductores de agua tienen la ventaja de ser de rápida y fácil preparación y colocación. Dentro de esta preparación para la instalación está el hecho de poder soldar las uniones de manera muy sencilla, rápida y eficaz, Justamente de eso queremos ocuparnos hoy.

¿Cómo soldar tubos de cobre?

Las tuberías de cobre cuentan con muchas ventajas como conductores de agua. El cobre es un metal muy dúctil y maleable, con muy buena conducción de calor y electricidad, que además no puede ser atacado por gases y que no sufre alteraciones al estar en contacto con aire seco.

Por otra parte, cuando se presenta ante momentos de humedad, el cobre se recubre con una capa de óxido que logra impedir ataques posteriores de la misma humedad. Pero además, las tuberías de cobre como conductores de agua tienen la ventaja de ser de rápida y fácil preparación y colocación.

Dentro de esta preparación para la instalación está el hecho de poder soldar las uniones de manera muy sencilla, rápida y eficaz. Justamente de eso queremos ocuparnos hoy.


Lo primero que debemos hacer para soldar tuberías de cobre es preparar la superficie. Para ello tendremos que lijar cada uno de los extremos de los tubos, con la ayuda de un papel de lija, o en su defecto con una de lana de acero. Esto hasta que queden libres de grasa, con el fin de que tengan un cierre hermético.

Luego prepararemos los conectores. Debemos limpiar y desengrasar los interiores con un trozo de papel de lija enrollado en un palito de madera.

Cuando estas piezas se encuentren listas, tendremos que aplicarles una capa fina de pasta o crema para soldar sin plomo, en cada uno de los extremos de los tubos. En este paso debemos procurar que la pasta no supere la distancia del tubo que entrara en el conector.

El siguiente paso será el de encajar el conector, para lo que lo insertaremos en el tubo hasta que haga tope. Lo haremos haciéndolo girar para que la pasta de soldar se distribuya bien.

Aquí llega el momento de utilizar el alambre de soldar, el cual desenrollaremos alrededor de 10cm y doblaremos unos 3 o 4cm de la punta a 90. Luego encenderemos el soldador, hasta lograr que la llama sea lo más azul posible.

Entonces llega el momento de soldar. Acercaremos el soplete al centro del conector y enfocaremos la punta de la llama contra él, manteniéndola durante 4 o 5 segundos, hasta que empiece a chisporrotear y haremos lo mismo por el otro lado del conector. Luego pondremos en contacto el alambre de soldar con el tubo, el cual se fundirá si hemos conseguido la temperatura justa. Cuando el alambre se derrita, la acción capilar de la crema hará que se expanda alrededor de todo el tubo.

Finalmente, cuando la soldadura este seca y endurecida, será necesario que eliminemos los excesos con un trapo seco. Luego solo tendremos que hacer pasar agua para comprobar fugas.